Ingredientes

Para 6 personas

  • 5 huevos
  • 200 g + 100 g + 100 g de azúcar en polvo
  • 250 ml de nata líquida
  • 50 g de queso mascarpone
  • 30 g de almendras
  • 30 g de pistachos
  • 30 g de avellanas
  • 1 cucharada de extracto de almendra amarga
  • 1 pizca de sal

Instrucciones

Introducir los frutos secos en el cuenco provisto de la cuchilla para amasar/triturar. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Reservar aparte y lavar y secar el cuenco.

En una sartén antiadherente sin grasa, echar los frutos secos y 200 g de azúcar, y caramelizar a fuego medio. Cuando la mezcla esté caramelizada, verterlo todo sobre una hoja de papel de horno. Cuando el caramelo se haya enfriado, romper con un cuchillo o con un rodillo en trozos desiguales.

Introducir el accesorio batidor en el cuenco del robot y añadir la nata líquida muy fría, el queso mascarpone y 100 g de azúcar. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Reservar la mezcla y lavar y secar el cuenco.

Separar las yemas de huevo de las claras. Introducir el accesorio batidor en el robot y, a continuación, echar las claras. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Reservar aparte y lavar y secar el cuenco.

Echar las yemas de huevo y los 100 g de azúcar restantes en el cuenco provisto del accesorio batidor. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Al final, incorporar con cuidado la nata montada a la mezcla y, a continuación, añadir las claras a punto de nieve. Por último, echar el extracto de almendra amarga y mezclarlo todo con una espátula.

Cubrir un molde de bizcocho con film transparente y espolvorear un cuarto del crocante troceado. Verter un poco de mezcla por encima. Repetir este paso hasta agotar todos los ingredientes. Guardar el semifrío en el frigorífico durante 12 horas como mínimo.

Consejos

Acompañar este postre con un coulis de frutos rojos.