¿Cómo elegir un horno de sobremesa?

Los hornos de sobremesa Moulinex son tan eficaces como los convencionales. Su compactabilidad, potencia y eficiencia los hacen muy prácticos. Permiten cocinar desde entrantes hasta postres en un espacio reducido. Nuestros modelos son muy variados y sencillos de usar, y algunos de ellos ofrecen programas integrados para una mayor facilidad. Sus diversas características y funciones hacen de estos electrodomésticos unas herramientas muy completas para cocinar cualquier tipo de comida. Para elegir el horno de sobremesa que mejor se adapta a tus necesidades, te resultará útil comparar los modelos. Pero no te preocupes. ¡Te ayudamos! En esta guía de compra te aconsejamos para que elijas el horno de sobremesa perfecto en función de tus preferencias.

undefined

Nuestra selección de hornos de sobremesa

    ¿Qué debes saber sobre un horno de sobremesa?

    ¿Qué capacidad buscas en un horno de sobremesa?

    Nuestros modelos presentan capacidades muy variadas para adaptarse a tus necesidades y hábitos. A mayor capacidad, de más espacio dispondrás para cocinar.

    Las capacidades de los hornos Moulinex varían de los 19 hasta los 60 L.

    ¿Tienes familia numerosa? ¿Organizas fiestas para cenar o tomar el brunch? Si es así, te recomendamos un modelo de gran capacidad, a partir de 42 L. Resulta ideal para cocinar grandes cantidades o incluso varios platos de una sola vez.

    O, por ejemplo, si piensas cocinar un pollo completo, comprueba la capacidad y el volumen del electrodoméstico antes de adquirirlo. Solo así te asegurarás de que tu comida favorita quepa bien en el horno.

    ¿O eres estudiante, vives solo o en pareja? ¿No necesitas tanta cantidad o prefieres hornos más compactos? En ese caso, debes optar por uno de nuestros modelos de menos de 33 L de capacidad. Cumplirán tus expectativas y suelen ser más pequeños, por lo que ocupan menos espacio en la encimera.

    Por último, los volúmenes intermedios entre 33 y 44 L son la opción adecuada para un uso familiar y estándar.

    undefined

    ¿Qué se debe considerar para elegir un horno de sobremesa?

    ¿Qué funciones y modos prefieres?

    ¿Qué funciones y modos prefieres?

    Nuestros hornos ofrecen numerosos modos y funciones para diversos platos. Puedes elegir según las características que mejor se adapten a tus preferencias.

    Convección natural

    Todos nuestros hornos ofrecen cocción por convección natural, a través del calentamiento de la resistencia superior y la inferior del horno de convección. Es ideal para hornear alimentos que deban aumentar de tamaño, como bizcochos, pan, pizzas...

    Calor circulante

    El calor circulante, también conocido como aire circulante o aire forzado, permite una cocción uniforme gracias a un ventilador que distribuye el calor por todo el interior del horno. Lo recomendamos para preparar pescados, carnes, gratinados, verduras o postres que deban mantenerse tiernos por dentro y por fuera. La cocción será rápida y uniforme.

    Grill

    Esta función suele emplearse para asar piezas de carne o ave. Antes de adquirir un horno, asegúrate de que es lo suficientemente grande y amplio para tus carnes favoritas. Los accesorios para asado pueden estar incluidos en los hornos que dispongan de esta función.

    Masas

    El modo para masas facilita la elaboración de postres y repostería deliciosa. Combina el calor circulante con la resistencia inferior del horno. Estas dos fuentes dan como resultado masas crujientes con un tierno relleno. El modo es ideal para hornear y cocinar bizcochos, muffins, tartas y mucho más.

    Baño María

    El modo baño María suele utilizarse para que los platos más complicados, como las terrinas o la crema pastelera, por ejemplo, resulten todo un éxito. El baño María es lento y suave. Además, se considera un modo de cocción bastante sano ya que no implica necesariamente la adición de grasas. También goza de gran popularidad por mantener gran parte del sabor y los nutrientes.

    Descongelación

    Con este modo se pueden descongelar platos. Esta función permite descongelarlos sin necesidad de cocinarlos. ¿Consumes congelados a menudo? Si es así, ¡esta opción es perfecta para ti!

    Conservación del calor

    El modo de conservación del calor permite mantener los platos calientes sin cocinarlos en exceso. Resulta de gran utilidad en cenas concurridas y reuniones con amigos y familiares, o cuando un comensal se retrase.

    Seguridad

    En cuanto a la seguridad, te recomendamos un horno con doble cristal o puerta fría. Estas dos características evitarán que los niños (¡y también los adultos!) se quemen por accidente.

    Función de temporizador

    Algunos modelos incluyen un temporizador que detiene la cocción y avisa al usuario por una señal auditiva. Generalmente un temporizador digital es más preciso. Algunos hornos eléctricos también ofrecen el encendido programable, que permite programar cuándo comenzará y concluirá el ciclo de cocción. Esta función resulta ideal si vas con prisas y no puedes detenerte mucho en la cocina.

    Nuestro consejo: Cuando utilices la función de encendido programable, no introduzcas en el horno ingredientes frescos como pescado o nata con demasiada antelación. Podrían estropearse o caducar.

    undefined

    Descubre y compara nuestros de hornos de sobremesa