Mont Blanc renovado y vino de naranja

Ingredientes

Para 6 personas

  • 180 g + 20 g + 1 nuez de mantequilla
  • 100 g + 1 pizca de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 300 g de harina
  • 100 g de queso mascarpone
  • 200 g + 120 g de crema de castañas
  • 6 merengues pequeños
  • 6 cucharadas de nata montada
  • 3 l de vino blanco seco
  • 500 ml de aguardiente
  • 6 naranjas
  • 2 limones
  • 400 g de azúcar en polvo
  • 1 vaina de vainilla

Instrucciones

Mezclar el azúcar en polvo con el vino blanco y el aguardiente en un gran tarro de conservas de cristal con tapa de caucho. Tapar, dejar reposar durante 1 día como mínimo y remover con regularidad.

Al día siguiente, lavar las naranjas y los limones, y secarlos bien. Cortar las frutas en rodajas e introducirlas en el tarro junto con la vaina de vainilla. Cerrar el tarro herméticamente y dejar que macere en un lugar frío y oscuro al menos durante 6 semanas. A ser posible, agitar una vez por semana. Una vez transcurridas las 6 semanas de maceración, filtrar el vino de naranja y embotellarlo. El vino de naranja se bebe frío como digestivo o aperitivo.

Introducir 180 g de mantequilla, 100 g de azúcar glas y la harina en el cuenco del robot provisto de la cuchilla para amasar/triturar. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Al cabo de 1 minuto, incorporar el huevo a través del orificio de la tapa. Al final del programa, pasar la masa a una ensaladera y reservar en el frigorífico durante 30 minutos como mínimo.

Extender la masa y, a continuación, utilizarla para forrar moldes de tartaleta engrasados con un poco de mantequilla. Guardar los moldes en el frigorífico durante 1 hora como mínimo. Precalentar el horno a 180 °C y hornear las bases de las tartaletas durante unos 12 a 15 minutos en función del tamaño de los moldes. Desmoldar y dejar que se enfríen.

Introducir los 200 g de crema de castañas y el queso mascarpone en el cuenco del robot provisto del accesorio batidor. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Al final, incorporar con cuidado la nata montada. Cubrir las bases de las tartaletas con esta elaboración mediante una manga pastelera. Reservar en el frigorífico. Lavar y secar el cuenco del robot.

Introducir los 20 g restantes de mantequilla cortada en trozos y los 120 g de crema de castañas en el cuenco del robot provisto de la cuchilla picadora. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Llenar una manga pastelera con boquilla muy fina con esta preparación.

Añadir los merengues desmenuzados y cubrir con la mantequilla de crema de castañas formando una cúpula. Espolvorear un poco de azúcar glas por encima. Degustar este postre con un vaso de vino de naranja.

Consejos

Si sobra pastaflora, se puede utilizar para elaborar una tarta de chocolate.