Ingredientes

Para 8 personas

  • Para la compota:
  • 500 g de pulpa de mango
  • ½ cucharadita de agar-agar
  • Semillas de vainilla
  • Para la pasta de macarons:
  • 80 g + 80 g de claras de huevo
  • 200 g + 200 g de azúcar glas
  • 200 g de almendra molida
  • 75 ml de agua
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Colorante en polvo naranja o amarillo

Instrucciones

Calentar la pulpa del mango con la vainilla en una sartén, removiendo con frecuencia. Añadir el agar-agar y dejar que hierva durante un minuto largo. Pasar a una ensaladera y dejar que se enfríe.

Echar la almendra molida y 200 g de azúcar glas en el cuenco con la cuchilla picadora colocada. Cerrar la tapa con el tapón y pulsar Iniciar. Pasarlo todo a una ensaladera y lavar el cuenco del robot.

Echar los otros 200 g restantes de azúcar glas y el agua en una sartén pequeña y llevar a ebullición. Utilizar un termómetro para ir controlando la temperatura del contenido de la sartén hasta el paso 4.

Colocar la batidora de varillas en el cuenco del robot y añadir 80 g de clara de huevo y unas gotas de zumo de limón. Cerrar la tapa y pulsar Iniciar. Cuando el azúcar de la sartén alcance los 105 °C, subir la velocidad del robot a 7. Cuando el azúcar alcance los 115 °C y añadirlo inmediatamente a las claras de huevo por el orificio de la tapa. La mezcla se convertirá en un merengue italiano.

Pulsar Iniciar. Dos minutos antes de que termine el programa, abrir la tapa y añadir el colorante.

Con la espátula de silicona, añadir los 80 g restantes de clara de huevo a la mezcla de azúcar glas y almendra molida.

Para que tenga una textura más suave, añadir una tercera parte del merengue italiano a la mezcla de almendra molida. A continuación, ir añadiendo y removiendo con cuidado el resto del merengue italiano con la espátula de silicona hasta que la mezcla quede brillante, flexible y suave. Cuando esté lista, llenar la manga pastelera con la boquilla lisa puesta y hacer las tapas de macaron organizándolas en filas sobre la hoja de silicona dispuesta en una bandeja de horno.

Precalentar el horno a 150 °C. Dejar que las tapas se sequen al aire libre durante 30 minutos. No deben quedar pegajosas. Hornear los macarons durante 16 minutos. Deben notarse secos al tacto. A continuación, dejarlos enfriar en la bandeja fuera del horno y cuando estén fríos, utilizar una espátula plana para despegarlos.

Llenar de compota la manga pastelera con la boquilla lisa puesta. Coger una de las tapas de macaron, añadir la compota fría y cubrir con otra tapa. Repetir el proceso hasta haber utilizado todas las tapas.

Consejos

Los macarons se pueden preparar con otro tipo de compota, con ganache de chocolate, crema mousseline, etc. Para que los macarons no se reblandezcan, no meter en el frigorífico.

Esta receta se puede hacer con