Breakfast at Moulinex

background-principal.jpg

L'école des fanes

Todo lo que siempre has querido saber sobre el desayuno y nunca te atreviste a preguntar.

 

15 minutos que lo cambian todo. ¿Y si empezásemos el día sin prisas? Prepara con mimo este momento de placer que te permitirá afrontar el camino al trabajo, aguantar a tu jefe... Está demostrado que disfrutar del desayuno mejora tu día.

Una comida de gran importancia. El desayuno debería suponer un 25 % del aporte calórico de la jornada. De hecho, si se mantiene el cuerpo en ayunas, éste empieza a tomar las reservas de los músculos a las dos horas de despertarse, lo que provoca una sensación de cansancio repentino.

Tratamiento de choque a base de café. 4 de cada 5 adultos disfrutan del café por la mañana. Pero cuidado: si bien la calidad del café es importante, sobre todo lo es el modo de infusión, ya que toda la esencia del café reside en los mil aromas que libera. Es necesario elegir una buena cafetera que sea capaz de retenerlos y revelarlos. Hay que desterrar de una vez por todas el café que parece agua.

Agua y termo. Evita usar agua con una mineralización demasiado alta, ya que al calentarse puede tener un sabor muy marcado. El agua del grifo es ideal. El cloro se elimina en la ebullición de forma natural. Utiliza una cafetera con jarra térmica que te permita tener el café caliente toda la mañana.

¿Por qué descalcificar la cafetera? La cal no tiene sabor, pero es nefasta para la infusión del café: al entrar en contacto con la cal, el agua tarda más en pasar por el café y este desprende su acidez.

Obsesión por el té. Los tés negros aromatizan la tetera del desayuno de gran parte de Europa. Vengan de la India (Darjeeling), Sri Lanka (Ceylan), China, Taiwán o Indonesia, y todos tienen en común que son bastante fuertes. En los Estados Unidos se prefieren los tés semifermentados como el oolong de Formosa.